viernes, 8 de octubre de 2010

La cuenta está saldada: Crónica del Apoteósico concierto que ofreció Bon Jovi en Lima.


Desde el día martes 28 de septiembre, incluso antes, se habían instalado en las afueras del Estadio de San Marcos, carpas, los fans de la banda acampaban un día antes del concierto, buscando obtener las mejores ubicaciones, y no sólo los fans peruanos esperaban con ansías el show, había gente llegada de Ecuador, Colombia, Venezuela y Bolivia, países que no fueron incluidos en el “Circle Tour”, gente que se confundía con los fans peruanos llevando con orgullo las banderas de sus naciones. Sin mucho alboroto y pasando casi desapercibidos, la banda había aterrizado en suelo peruano proveniente de Costa Rica aproximadamente a las nueve de la noche, dirigiéndose inmediatamente a su Hotel en el opulento distrito de Miraflores, cuentan que ese día Jon y compañía, degustaron con gratitud la aclamada comida peruana y se dieron tiempo para visitar las salas de cine.

Miércoles 29, el día esperado, las largas colas en las afueras del estadio estaban ya instaladas desde tempranas horas de la mañana, Lima estaba invadida por la fiebre Bon Jovi, con gran demanda se expendían polos, llaveros, pines, poster’s, dvd’s; había gente de todas las edades y de todos los gustos, desde los viejos fans ochenteros, gente de largas melenas que usaban la típica vestimenta de un rockero de heavy metal, gente de estrujadas cabelleras y jeans agujerados que evocaban a la época glam metal, así como gente muy joven que no paraba de escuchar las canciones de la banda a través de reproductores de música y tal cual buenos estudiantes, tenían impresas las letras de las canciones.

Las puertas de ingreso al estadio se abrieron pasadas las cuatro de la tarde, poco a poco iban ingresando al recinto, los miles de fans que habían formado largas colas que superaban fácilmente las dos cuadras durante más de medio día, muchos, sobretodo aquellos que estarían ubicados en el gramado, corrían a fin de alcanzar la mejor ubicación posible; ya dentro del estadio había empezado la segunda espera, progresivamente la gente iba copando el gramado y las graderías del estadio, pronto en la zona de pie, los espacios se fueron reduciendo más y más, no faltó uno que otro estrujón, la espera sobretodo para la gente del gramado resultó larga, incomoda y tediosa, pero la recompensa del show hacía olvidar cualquier tipo de disgusto.

Pasadas las ocho de la noche, se dio inició al show del telonero Jhovan Tomasevich, el ex vocalista del grupo Zen, quién días atrás había declarado ser fan de la banda y sentirse orgulloso de abrir el espectáculo, algunas de las posturas adoptadas para cantar, demostraban la admiración de este músico por Jon Bon Jovi, Jhovan no desentonó, su potente voz fue un buen preludio del show principal, aunque hay que reconocer que la gente se enganchó más con las viejas canciones que alguna vez entonó con su antigua banda, como “Sol” y “Quédate”.

Bon Jovi es reconocido por su puntualidad, no se escuchó nunca la existencia de retrasos en sus show’s, y tal y como estaba anunciado en los tickets del show, aproximadamente a las 21.00 horas, dieron inicio al concierto que los peruanos habían esperado por más de 17 años, al unísono las pantallas gigantes del escenario mostraban el circulo y a la silueta de la banda caminando lentamente hacia el escenario, se empezaron a tocar los primeros acordes de ‘Blood on blood’, aquel clásico de 1988 del disco ‘New Jersey’, que rememora a la amistad, Jon vestido con una chamarra negra y con guitarra en mano empezó así esta frenética fiesta, el líder de la banda expresó la frase "Finally we are here in the beautiful Lima" (Finalmente estamos en esta bella ciudad Lima), causando la algarabía entre los asistentes del show, que para ese momento habían ya abarrotado el estadio San Marquino, más de 50,000 almas habían empezado a vibrar.



La fiesta no dio pie al descanso y siguió con el nuevo single ‘We weren’t born to follow’, los efectos y las imágenes que daban las pantallas gigantes instaladas en el escenario eran de primera calidad. Luego se dio el primer estallido de la noche, Jon toma el micrófono y menciona lo siguiente: "Lima-Perú, show me...what do you got?(Lima-Perú ¿Muéstrenme lo que tienen?", a lo que le siguieron los coros de ‘You give love a bad name’, el primer single de la banda que alcanzó el primer puesto allá por el viejo 1987, una canción bastante difundida por las radios y discotecas peruanas y que causó histeria en el público asistente, que no paró de entonarla de principio a fin.




Bon Jovi-You give love a bad name (Estadio San Marcos-Lima-Perú)

La revolución bajo un poco al interpretarse la primer canción lenta de la noche, ‘Whole Lot Of Leavin’, uno de los singles del disco ‘Lost Highway’, que particularmente rememora los momentos infelices por los que pasó Richie Sambora, buena interpretación de la banda, Jon estuvo como a lo largo de la toda la noche en un excelente nivel vocal.


Era momento de encender nuevamente al público, así que la banda se mandó con otro clásico ochentero ‘Born to be my baby’, al que le siguieron los singles ‘Lost Highway’, ‘In These Arms’, uno de los clásicos del álbum ‘Keep the faith’ de 1992, donde curiosamente algunos dicen haber visto y hasta existen filmaciones de un supuesto Ovni volando en las inmediaciones del estadio, luego la banda y el público volvieron 25 años en el pasado e interpretaron ‘Runaway’, el single del primer álbum que les abrió las puertas hacia la fama, al que le siguió ‘Captain Crash & The Beauty Queen From Mars’, del disco ‘Crush’.

El siguiente grupo de canciones tendrían un pico altísimo de algarabía, empezando por ‘We Got It Goin’ On’, el single rockero y fiestero del álbum ‘Lost Highway’, si bien no todos en el show a excepción de las canciones más populares, conocían las letras de las canciones, Bon Jovi tal cual buen showman, logró enganchar a la gente al ritmo y a los coros de las canciones menos comerciales, ‘We Got It Goin’ On’ es un ejemplo de lo dicho, buena interpretación que fue acompañada en los coros por David Bryan y Richie Sambora, el segundo gran estallido de la noche vendría con la interpretación de uno de los singles máximos del disco ‘New Jersey’, ‘Bad medicine’, que fue interpretada en una mezcla que duró más de 10 minutos junto con los temas ‘Pretty Woman’ de Roy orbinson y ‘Shout’. Bon Jovi no dejó tiempo para el descanso, interpretaron ‘It’s my life’, causando nuevamente el desenfreno en el público, que coreó sin descanso esta canción, convertida a estas alturas en su mayor éxito del nuevo milenio y votada por algunos rankines como la mejor canción del año 2000. Jon dejaría por unos instantes el escenario cediéndole la posta a Richie Sambora, quién guitarra en mano y demostrándonos que no sólo tiene un talento innato con este instrumento de seis cuerdas, sino que además ostenta un impecable registro vocal, hizo una muy buena interpretación de la rockera ‘Lay your hands on me’ de 1988, devolviéndonos por unos instantes al más puro hard rock de la banda y a la época de ‘New Jersey’.


Bon Jovi- Bad medicine (Estadio San Marcos Lima-Perú)


Guitarra acústica en mano, Jon regresaría al escenario para interpretar una de las canciones más esperadas por los antiguos fans, ‘I’ll Be There For You’, single que alcanzó la primera ubicación allá por 1989, no faltó gente que fue presa de la melancolía al escuchar esta canción, sin duda otro de los picos más altos de la noche. A esta le siguió ‘What Do You Got?’, el novísimo nuevo single de la banda, donde nos adelantaron algo del material del nuevo disco de grandes éxitos que algunos días más estará a la venta; poniéndose esa carita roja tan característica en las pantallas, era momento de regresar al nuevo milenio, así que la banda interpretó en forma impecable el single rockero ‘Have a nice day’ y la ganadora del Grammy ‘Who Says You Can’t Go Home’, éxitos del año 2005, realmente gratos regalos para los fans, terminando esta parte con un clásico de los noventas, ‘Keep the faith’, interpretado por Jon con maracas en mano.


Bon Jovi-I'll be there for you (Estadio San Marcos-Lima-Perú)


La banda abandona el escenario, parecía el fin del show, sin embargo instantes después retorna para dar el tercer estallido de la noche y retrotraernos a la época de ‘Slippery when wet’, primero interpretaron la canción símbolo del ‘Slippery’, ‘Wanted dead or alive’, dejando al público partes de la canción para su entonación, algunos hicieron del show una fiesta, entonaban a todo pulmón los temas, sin embargo no faltaron algunos que en lugar de apreciar el show, estaban más preocupados por filmar a la banda o tomarles fotografías, si bien el público no desentonó con la banda, ‘Wanted’ mereció una mayor fuerza en los asistentes; a pesar de ello el estadio nuevamente estalló en júbilo y se encendió por completo, con la interpretación de ‘Living on a prayer’, la canción más grandiosa de los ochentas, el mayor éxito del ‘Slippery’, la canción que 24 años después de su creación, todavía está en la programación habitual de las radios y en el repertorio de las discotecas, el público coreo a rabiar esta canción, algunos gritaron tanto, que la voz les empezó a fallar, al culminar extendieron una bandera peruana con el logotipo del grupo y a continuación brazos levantados y juntos la banda se despedía de sus fans, pero el público quería más, así que desde distintos puntos del recinto pidieron a todo pulmón al grupo interpretar ‘Always’, aquella balada exitosísima de los noventas y muy popular por estos lares, Jon mostró su asentimiento y ordenó al grupo retomar sus posiciones, en agradecimiento el líder de la banda se puso un chullo peruano, gorro característico del Perú, la gente agradeció el gesto, Tico Torres dio los primeros acordes y la banda terminó el show cantando ‘Always’ junto con el público, al terminar dejaron el escenario ante la algarabía y el frenesí de los espectadores, fueron más de dos horas de magia, algunos esperaron por mucho tiempo este concierto, para algunos fue un sueño hecho realidad, ¿Valió la pena cada centavo gastado’ ¿Valió la pena la larga espera? ¿Valió la pena aguantar empujones y no tener casi espacio para saltar?, por supuesto que valió la pena, Bon Jovi saldó con creces la cuenta que tenía pendiente con sus fans peruanos.


Bon Jovi-Living on a prayer (Estadio San Marcos Lima-Perú)




Bon Jovi- Always (Estadio San Marcos Lima-Perú)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada